K-Fanfics: Taller de Lectura y Redacción
1. El nick que elijas será permanente
2. Usuarios que no registren actividad en 30 días serán automáticamente eliminados.
3. La firma en los post debe ser de 500 píxeles de ancho por 170 píxeles de alto máximo.
4. Los avatares de usuario deben ser de 100px X 100px. No más, no menos.
5. Las discusiones y debates deben ser civilizadas; sin insultos ni argumentos que ataquen de manera personal a alguno de los miembros.
6. Está terminantemente prohibido el uso del formato sms en la edición de post.

{Centric SungMin/Super Junior} Una Navidad diferente.

Ir abajo

{Centric SungMin/Super Junior} Una Navidad diferente.

Mensaje por ☆Ariadne. el Jue Ene 16, 2014 3:40 pm

Autor(a): ☆Ariadne.
Título: Una Navidad diferente.
Fandom: Super Junior.
Personajes/Pairing: SungMin.
Género: Angst, H/C.
Clasificación K+
Advertencia: Ninguna.
Sinopsis/Resumen: Al paso de los años, SungMin sigue recordando aquel día, ¿Podrá con la ayuda de su familia olvidarla por completo?
Notas: Ésto lo escribí para un concurso en HaTo en el cual gané ^^ pero quisiera que alguien me dijera su opinión respecto al fanfic porque a mí no me convenció del todo. Debo aclarar que fue y es la primera vez que escribo algo en mi vida, así que si hay algo incoherente, lo siento.




Una Navidad Diferente.



Era 24 de Diciembre, diversos autos pasaban por la avenida. Iban y venían, el tráfico estaba peor que nunca, no por nada en esas fechas la mayoría deseaba quedarse en su casa a beber un poco de chocolate caliente, puesto que hacía mucho frío y, a SungMin no le gustaba salir, al menos que fuera para que su mamá le comprara algo de su gusto.
Y justamente, eso hacían.

— ¡Mira, mamá! Quiero que me compres para Navidad ese carro de juguete— Decía SungMin, un niño de mejillas carmesí, vestido con una bufanda atada al cuello color rojo y un abrigo gris algo grande. Sonreía vistosamente admirando la tienda de juguetes mientras el brillo en sus ojos se hacía presente. ¿Era emoción? Tal vez, al pequeño Lee SungMin le encantaba la Navidad, siempre tenía lo que quería.
Su mamá miró hacia el ventanal, adornado con algunas guirnaldas y un gran letrero que recitaba ‘todos los objetos con un 20% de descuento’. La señora bufó un poco molesta, ella sabía muy bien que solo era un truco barato comercial.

—No, SungMin, este año no se podrá. — Le acarició el cabello, mientras lo miraba con un poco de angustia, esperando la respuesta de su hijo.

— ¿Por qué no? — El niño inclinó su cabeza un poco hacía la derecha, extrañado por semejante oración, ¿acaso se había portado mal?

La señora se lo pensó un poco, hasta que decidió hablar.

—No tengo el dinero suficiente, cariño.

— ¡No es cierto, eres una mentirosa! — a la mayor le dolió que su hijo la llamara así. No podía, simplemente no podía hacerlo.

—Está bien, te lo compraré, amor. — SungMin aplaudió y entró corriendo a la tienda, el niño observaba con determinación todos los juguetes; pero iba por ese carro rojo, llamativo.

“Perdóneme, señor, es navidad, hágalo por…”

“Yo la entiendo, hagamos que la felicidad del niño dure”.





SungMin aún recuerda la clase de persona que era cuando pequeño. Mimado, cariñoso, no importaban los demás, solo que él fuera feliz. Egoísta, eran deseos egoístas los que albergaban en su corazón, ¿y qué? No le importaba, en lo más mínimo.

—Papá…

—¿Sí, hijo?

—¿Otra vez…?

—Sí, —le dijo mirando al cielo. Las estrellas destilaban un brillo mucho más luminoso que otras noches. —Ven, quiero que recordemos juntos.




El pequeño SungMin hacía su carta para Santa Claus, mientras la señora Lee hablaba por teléfono. La casa tenía ese espíritu navideño que la mayoría de las personas podrían envidiar, estaba llena de decoraciones, el árbol llegaba hasta el techo y una gran estrella se situaba en el pico del pino.

—¡Mamá! —Grito SungMin mientras observaba hacia afuera de la casa. Estaban esos ‘vagabundos cantores’, como les llamaba SungMin ahí, enfrente del patio de su casa, iluminados con una gran sonrisa aún cuando el niño los miraba enojado y el clima propiciaba una temperatura realmente baja. —¡Mamá, ven a callar a estos señores!, ¡Mamá!—. SungMin cerró la ventana y las cortinas, dispuesto a buscar a su mamá. Porque él podría ser maleducado; pero no se atrevía a gritarles a los que recitaban villancicos.

—¡Mamá, te estoy diciendo que…! — El niño observó que su madre permanecía con la mirada desorbitada hacia la esquina, sus pupilas estaban dilatadas y, no mostraban signo de vida. Apagados, sombríos.

—Min, esta noche tengo que ir al hospital, pero no tengo dinero.

“Él no lo puede saber aún, gracias”.

“Pero le dijeron que sería esta noche, ¿no?”

“Hoy o mañana, el destino solo decide”.





SungMin cenaba tranquilamente con su familia. Sus hijos reían, su esposa hacía chistes con sus suegros, las hermanas de su esposa esparcían los chismes navideños. Observó la casa, la misma que hace años, la misma de siempre. El recuerdo más preciado de sus padres, el más valioso para él.

—Andas muy callado, ¿estás bien? — Le susurró su esposa sirviendo un poco más de pavo en su plato.

—Estoy sintiéndome un poco nostálgico—. La chica le sonrió tristemente, —pero no quiero que te preocupes, ni tú ni nadie, no quiero arruinar el ambiente.

—SungMin, no importa, esta época es una de mis favoritas, al igual que la de la mayoría de las personas, sé que en tu caso no es así; pero es hora de olvidar, no fue tu culpa.

El chico asintió y le dirigió una leve sonrisa. Era cierto, el destino predecía muchas cosas, las decisiones de uno pueden ser beneficiosas o perturbadoras; él no tuvo que decidir, solo observar cómo ocurría lo inevitable.




Esa noche, SungMin no durmió. No esperó a Santa Claus, no estuvo ansioso a la mañana siguiente, no pudo levantarse y ver los regalos debajo del árbol, no pudo abrazar a su madre y desearle una feliz navidad. Porque no había regalos debajo del árbol, porque su madre, ya no estaba.

“¡Me lo hubieras dicho, mamá, devolvamos el carro de juguete!”

“Disfrutemos, SungMin, solo se vive una vez, solo se vive una navidad diferente”.

“Por favor, mamá, ¡no me dejes! Por… favor”.

“Feliz navidad”.



El pequeño SungMin estaba de pié, viendo el árbol de navidad que en la noche anterior se veía lleno de vida, era interesante ver cómo la vida cambia de un día para otro. Volteó atrás, cruzó por el pasillo viendo de reojo el cuarto de su madre, agarró el teléfono de la casa y llamó al hospital.

“Malditos, era Noche Buena y no desistieron en hacer algo por ella. Era Noche Buena y les importó más el dinero”.

—Hospital General de Ilsan, ¿en qué puedo ayudarte?

—Quiero reportar a una persona fallecida.




Después de la cena, la familia siguió reunida por el resto de la noche. Algunos veían los programas navideños que se transmitían por televisión, las chicas hablaban sobre los regalos comprados, los padres de la señorita Lee recordaban fechas pasadas. SungMin tocaba algo de piano mientras era observado por el más pequeño de sus hijos.
Mientras le enseñaba cómo tocar, escuchó señales de vibraciones, ¡villancicos!

A SungMin le encantaban los villancicos, era uno de los recuerdos que más anhelaba de ‘aquella fecha’. Decidido, salió de su casa dispuesto a cantar con ellos; sus familiares lo observaban encantados desde la puerta de la casa y su esposa derramaba unas pequeñas gotas por sus mejillas, por fin SungMin estaba superando la Noche Buena.

—Esta navidad es diferente para mí— Le dijo uno de los hombres a SungMin, mientras le palmeaba la espalda.

—¿En serio? Para mí también lo es, nunca me había unido a un coro de villancicos— Soltó una ligera risa mientras seguía cantando.

—Es extraño, ¿Verdad? De niño nos odiabas cuando cantábamos frente a tu casa, y ahora hasta gritas a todo pulmón junto a nosotros— El señor rió ligeramente al ver la cara de SungMin, pero luego éste se recompuso.

—Aprendí que se tiene que valorar cada parte de la navidad, tener más empeño en pasar tiempo con la familia antes de tener deseos egoístas en cuanto a lo material. Me he perdido de muchas cosas a lo largo de mi vida, ahora sé, que cada día y navidad es diferente, solo si quiero hacer el cambio.

Mientras hablaba, el reloj indicó la media noche, haciendo que todos se desearan una feliz navidad. Los niños corrieron a dormir debido a que si Santa Claus los veía despiertos no recibirían juguetes.

Ya todos se iban a sus casas, velando por la seguridad de cada uno. SungMin estaba orgulloso de sí mismo, sabía que, su madre igualmente lo estaría; poco a poco, podría ir borrando esos recuerdos de hace años y dejaría de pensar negativamente.

La navidad le ha dado la mayor lección de su vida, no de una manera positiva, pero a la larga estaba agradecido. Su madre siempre lo amó, y él nunca supo valorarla.

—Navidad… Feliz navidad para ti, mamá.

_________________
avatar
☆Ariadne.
Correctores
Correctores

Mensajes : 42
Fecha de inscripción : 13/01/2014
Edad : 20
Localización : NeverLand.
Empleo /Ocio : Jicster.

http://[IMG]https://i.imgur.com/hadllcH.gif[/IMG]

Volver arriba Ir abajo

Re: {Centric SungMin/Super Junior} Una Navidad diferente.

Mensaje por Dream Bloom el Jue Ene 16, 2014 9:44 pm

Admito, no poseo ninguna clase de agrado por 'navidad' e indudablemente evado lo relacionado con la misma, escritos incluidos, pero el tuyo ha tenido esa belleza mágica de los escritos cortos y de una gran lectura para encantarme; tiene esa belleza de la moraleja o la enseñanza sin necesidad de parecer un cuento, ah, ese asunto del hospital con la muerte de la madre de SungMin me ha tocado una fibra sensible demasiado real para mi propio gusto.

Como es tu primer escrito ¡Ámalo! Cuando el primero es bello debe reconocerse y el tuyo lo es, tanto en la forma como en el mensaje. Es precioso~~

_________________
'In the name of the pharaoh'.
avatar
Dream Bloom
Diseñador
Diseñador

Mensajes : 19
Fecha de inscripción : 13/01/2014
Edad : 23
Localización : Allá con mis avatares mentales~.
Empleo /Ocio : Ser Oscuro.
Humor : Hota, desgraciada tú y el Jearmin.♥

Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.